Causas de la cistitis

Bienestar 16 abril 2021

Causas de la cistitis

  1. Causas anatómicas
  2. Causas infecciosas
  3. Causas fisiológicas
  4. Otras causas y factores de riesgo
  5. Resumen

 

Estimado lector,
La cistitis bacteriana, como probablemente ya sepa, es una inflamación de la vejiga y del tracto urinario.
Se manifiesta a través de una serie de
síntomas
como ardor, micción frecuente y urgente, dolor suprapúbico y orina espesa. Las causas pueden variar de un sujeto a otro también en función de la edad, el sexo y la presencia de determinadas condiciones fisiológicas o patológicas.

La mayoría de las cistitis están causadas por bacterias del intestino, principalmente Escherichia Coli.

La infección bacteriana es sólo uno de los muchos factores que contribuyen a desencadenar la cistitis.

Si sólo combatimos las bacterias, sin actuar sobre los demás factores de riesgo, tarde o temprano volverán a molestarnos.

Hoy quiero repasar contigo todas las causas reales de la cistitis y hacerte más consciente de los aspectos que realmente debes trabajar!


Causas anatómicas

  • Los gérmenes pueden llegar a la vejiga subiendo desde los genitales externos hasta la uretra, especialmente en las mujeres. El ano en las mujeres está mucho más cerca de la uretra que en los hombres.
    La uretra, el conducto por el que orinamos, tiene una longitud de entre 3 y 5 cm en las mujeres, lo que facilita la entrada de bacterias desde el exterior que en los hombres.
  • Los gérmenes pasan del intestino a la vejiga de forma interna.
    La pared intestinal actúa normalmente como una barrera selectiva. Se permite el paso a moléculas pequeñas, que ya han sido procesadas, pero no a moléculas grandes o gérmenes.
    Cuando hay una inflamación del intestino, como en el síndrome del intestino irritable, se produce la llamada violación de la barrera . El estado inflamatorio hace que la pared del intestino sea menos eficiente en el desempeño de su función de barrera y, como resultado, se produce un paso de bacterias del intestino a la sangre y de la sangre a la vejiga.

Causas infecciosas

 

La cistitis puede ser el resultado de una infección de la vejiga causada por bacterias (80% E. Coli), virus y, de forma minoritaria, por cándidas u otros micetos.
Las bacterias, en particular, tienen una «armadura» fibrosa (llamada pili) que les permite adherirse a las células que forman las paredes de la vejiga, provocando y facilitando la inflamación.

La infección por estos patógenos no siempre y sólo está relacionada con razones anatómicas que ven la transferencia de bacterias desde el exterior o internamente. De hecho, de forma muy similar, la inserción de catéteres, tampones o diafragma con fines anticonceptivos, puede allanar el camino a las bacterias aumentando el riesgo de desarrollar episodios de cistitis.

 

Causas fisiológicas

  • Menopausia

La mujer tiene receptores de estrógeno en todo el cuerpo, incluido el tracto urinario. Los estrógenos son hormonas que tienen la importantísima función de crear el entorno ideal para que el cuerpo de la mujer se defienda de forma natural de los ataques de agentes patógenos, como las bacterias.
Durante la menopausia, los niveles de estrógeno disminuyen gradualmente, lo que hace que el cuerpo de la mujer sea más vulnerable a desarrollar infecciones. El tracto urinario, por lo tanto, también se ve afectado por estos cambios, lo que resulta en una mayor probabilidad de ser víctima de la cistitis.

Los cambios físicos que se producen en este momento concreto de la vida de la mujer la hacen más propensa a las infecciones del tracto urinario. A medida que envejecemos, la estructura de la vagina y de las zonas circundantes cambia (incluidas las membranas mucosas de la vejiga): a medida que disminuyen los niveles de estrógeno, el revestimiento de lauretra se adelgaza y se vuelve más sensible y los músculos uretrales pierden fuerza y tono. El resultado puede ser una vejiga débil en la que las bacterias pueden proliferar fácilmente, en parte debido al cambio en los niveles de pH típico de esta fase.

  • Embarazo

Durante el embarazo aumentan los niveles de progesterona y estrógenos, lo que reduce el tono de la uretra y la vejiga. Esta última, al expandirse, aumenta la tendencia a desarrollar infecciones.
En la mayoría de los casos, las mujeres embarazadas desarrollan una bacteriuria asintomática: tienen bacterias en la orina sin la presencia de ningún síntoma particular.

 

Otras causas y factores de riesgo de la cistitis

  • Retención de laorina
    Retener la orina significa no eliminar las bacterias de la vejiga. La orina estancada es el territorio ideal para que las bacterias se reproduzcan.
    La retención de orina es muy común entre los hombres que tienen la próstata agrandada: la glándula prostática está situada alrededor del cuello de la vejiga, por lo que la hinchazón de la glándula aumenta la presión sobre la vejiga. Esto hará que la propia vejiga no se llene completamente.
  • Cambio en el equilibrio de las bacterias
    El tracto urinario tiene un equilibrio muy delicado de bacterias que es esencial para mantener el sistema saludable. Cuando un tipo de bacteria comienza a prevalecer sobre las demás, es posible que se desarrolle una cistitis.
  • Estreñimiento
    El estreñimiento desempeña un papel no despreciable en el aumento del riesgo de cistitis. La ralentización y el estancamiento de las heces crea una gran acumulación de bacterias y una consecuente alta presencia de éstas también alrededor de la zona anal.
  • Nutrición
    La mala alimentación es un factor que puede contribuir al desarrollo o empeoramiento de la cistitis. Una dieta rica en azúcar o alimentos inflamatorios, incluyendo la cafeína o el alcohol, intensifica los síntomas. Además, una dieta baja en frutas y verduras puede cambiar el pH de la orina, haciéndola más alcalina. La orina alcalina es un entorno más adecuado para el crecimiento de las bacterias «malas», mientras que un entorno ligeramente ácido dificultaría su supervivencia.
  • Relaciones sexuales
    Las relaciones sexuales no son la causa directa de la cistitis pero, tras ellas, pueden producirse irritaciones , microlesiones y el paso de bacterias que pueden desencadenar, en las 24-72 horas siguientes al coito, un ataque de cistitis postcoital también conocido como cistitis de luna de miel.
  • Defensas inmunitarias bajas
    Si el sistema inmunitario está débil, por ejemplo después de una infección, la probabilidad de incidencia de la cistitis es mayor porque las bacterias «malas» pasan desapercibidas.
  • Estrés
    El estrés es un factor que puede empeorar los síntomas de la cistitis.

Ahora que has llegado hasta aquí, espero que
eres más consciente de que luchar contra la cistitis significa
trabajar en varios frentes para resolver las causas de fondo
sus propios desencadenantes personales.

Recuerda que la verdadera libertad es la conciencia.

Tómate un momento para pensar cuáles de los factores que he enumerado crees que se acercan más a tu caso y recuerda que puedes contactar conmigo enel chat o por correo electrónico 😊

 

También eche un vistazo a todos los kits de tratamiento y prevención de la cistitis.

 

Nos vemos pronto,

 

font-firma

 

Resumen

 

La cistitis puede ser provocada por diversas causas, más allá de la invasión de las vías urinarias por agentes patógenos:

  • En las mujeres, la proximidad del ano a la uretra y la corta longitud de ésta, facilita el paso de las bacterias a la vejiga desde el exterior.
  • Situaciones que provocan un cambio fisiológico en los niveles de estrógenos, como la menopausia y el embarazo
  • Comportamientos erróneos como retener la orina, seguir una dieta basada en azúcar y alimentos inflamatorios, no cuidar el bienestar intestinal
  • Situaciones patológicas como la diabetes
  • Defensas inmunitarias débiles y estrés
  • Microlesiones y paso de bacterias por las relaciones sexuales

¿Te hemos ayudado?