vulvodinia e cistite | Dimann
Bienestar 24 marzo 2023

La estrecha relación entre vulvodinia y cistitis

Mi querido amigo,

Si has decidido abrir este artículo, es probable que quieras saber más sobre la vulvodinia y si, efectivamente, existe una correlación entre este dolor crónico y la cistitis.

Así que arrojemos un poco de luz juntos, hablando de un trastorno que sufren tantas mujeres hoy en día y del que aún no se habla lo suficiente. ❤

Vulvodinia y cistitis: todo lo que debes saber

En primer lugar, ¿qué es la vulvodinia?

La vulvodinia es un dolor crónico en la vulva, la vagina o los genitales que afecta al 16% de las mujeres.

Sabemos que el dolor vulvar y vaginal son síntomas comunes de diversas enfermedades, incluidas las infecciones y los trastornos cutáneos. Sin embargo, la vulvodinia es diferente: hablamos de un dolor constante que puede durar incluso meses.

Pero el verdadero «fastidio» es que no es un síntoma evidente de una afección específica, y el dolor puede ser tan intenso que nos impida realizar las actividades que más nos gustan.

Sí, todo un incordio. 🥺

Debes saber que existen dos tipos de vulvodinia y que se clasifican en función de dónde se origina el dolor:

  1. La primera es la vulvodinia localizada: en la mayoría de los casos, el dolor está aislado en un punto, como el vestíbulo vulvar o el clítoris. El vestíbulo vulvar es la piel situada entre los labios vaginales internos y la abertura de la uretra (por donde se orina) y la vagina, mientras que el clítoris es el pequeño órgano -similar a una perla- situado en la parte superior de la vulva;
  2. entonces existe la vulvodinia generalizada: en este caso, el dolor puede sentirse en distintas partes de la vulva y/o la vagina en momentos diferentes.

En la actualidad, se desconocen las verdaderas causas de la vulvodinia, pero las investigaciones han identificado algunos posibles factores desencadenantes como:

  • lesiones en la región vulvar;
  • trauma previo por relaciones sexuales;
  • alergias;
  • predisposición genética a la inflamación;
  • infecciones vaginales pasadas;
  • Debilidad del suelo pélvico;
  • hipercontractilidad vulvo-perineal.

En general, cualquier ginecólogo puede observar este problema generalizado, pero a menudo permanece sin diagnosticar durante años. La falta de estudios científicos y la tendencia a infravalorar la vulvodinia generan tanto malestar en las mujeres que la padecen, a las que a menudo se les dice que son «hipocondríacas», llegando incluso a atribuir sus síntomas a otras patologías.

Y aquí llegamos a nosotros: hablemos ahora de la relación entre la vulvodinia y la cistitis.

Lea también: Tratar la cistitis con bicarbonato: ¿una opción sensata o una mala idea?

¿Cuál es la relación (verdadera) entre la vulvodinia y la cistitis?

El principal síntoma de la vulvodinia es el dolor persistente en la vulva y la vagina y a su alrededor. Este dolor constante, punzante y palpitante puede desencadenarse por estimulación, por ejemplo durante las relaciones sexuales o la inserción de tampones.

El dolor durante las relaciones sexuales es una de las razones por las que se tiende a descartar cualquier otro síntoma y diagnosticar una cistitis postcoital.

No es sorprendente que algunos síntomas de la vulvodinia se solapen con los de una ITU (infección del tracto urinario) típica, como ardor vaginal , presión vaginal, frecuencia y urgencia miccional.

Pero la cosa no acaba ahí.

Algunas mujeres pueden sufrir otros trastornos, como cistitis intersticial (que un estudio reciente comparó con la vulvodinia, encontrando muchas similitudes), vaginismo, síndrome del intestino irritable y dolor menstrual intenso.

Es bien sabido que, si no se diagnostica, la vulvodinia puede causar graves daños a quienes la padecen, llegando incluso a

  • afectan a las relaciones interpersonales;
  • reducir la libido;
  • alimentando el malestar;
  • causar depresión, ansiedad, trastornos del sueño y alteración de la imagen corporal.

Este silencio también puede hacer que muchas mujeres se sientan aún más solas, llevándolas a creer que «todo está en su cabeza» y que no hay nada de qué preocuparse.

Y precisamente por eso es importante hablar de ello porque, recuerda, nunca estás solo. ❤️

¿Cómo se diagnostica la vulvodinia?

El médico tratante -pero también el ginecólogo, el urólogo, el obstetra o el fisioterapeuta especializado en rehabilitación del suelo pélvico- diagnosticará la vulvodinia descartando otras afecciones que puedan causar el dolor.

En este caso, el especialista preguntará por los antecedentes médicos, sexuales y quirúrgicos, pero también por los síntomas, incluyendo dónde se siente el dolor, la sensación de quemazón, cuándo duele la vulva y su intensidad.

Los exámenes y procedimientos utilizados para diagnosticar la vulvodinia pueden incluir:

  • Exploración física: el médico inspeccionará la vulva y realizará un examen pélvico con un espéculo para evaluar la vagina y el cuello uterino (la abertura entre la vagina y el útero). También evaluará los músculos del suelo pélvico para identificar las zonas dolorosas;
  • la prueba del hisopo, en la que el ginecólogo pasará suavemente un hisopo de algodón por partes de la vulva y preguntará cuándo (y dónde) el contacto es doloroso. Esta prueba es especialmente útil para diagnosticar dolores localizados en el vestíbulo vulvar, lo que se denomina síndrome vulvovestibular;
  • Hisopos para detectar infecciones: estas pruebas permiten descartar afecciones que pueden causar dolor vulvar, como las infecciones de transmisión sexual (ITS), la vaginosis bacteriana y las infecciones por hongos.

En raras ocasiones, el médico puede solicitar una colposcopia o una biopsia de la vulva para descartar afecciones no relacionadas con la vulvodinia que pudieran causar el dolor.

Espero que este artículo le haya ayudado. Recuerda, si tienes alguna pregunta, aquí estoy. 🥰

Te abrazo fuertemente,

Lorenza

Lea también: Por qué la diabetes aumenta el riesgo de desarrollar cistitis

En este artículo hablamos de…

  • La vulvodinia es un dolor crónico en la vulva, la vagina o los genitales que afecta al 16% de las mujeres. Es un dolor constante que puede durar meses y puede impedir las actividades cotidianas.
  • Existen dos tipos de vulvodinia, localizada y generalizada, pero aún se desconocen las causas de la enfermedad. Sin embargo, la investigación ha identificado algunos posibles factores desencadenantes, como lesiones en la región vulvar, alergias, infecciones vaginales pasadas y debilidad del suelo pélvico.
  • La vulvodinia puede confundirse fácilmente con otros trastornos, como la cistitis, debido a la superposición de los síntomas. Sin embargo, la vulvodinia puede causar graves daños, afectando a las relaciones interpersonales, reduciendo la libido, alimentando el malestar, provocando depresión, ansiedad, trastornos del sueño y alteración de la imagen corporal.
  • El diagnóstico de la vulvodinia se basa en la exclusión de otras afecciones que pudieran causar el dolor. El especialista puede realizar una serie de exploraciones para diagnosticar la vulvodinia, como la exploración física, el hisopado y la prueba del hisopo.
  • Es importante hablar de este problema porque muchas mujeres que lo padecen piensan que «todo está en su cabeza» y que no hay de qué preocuparse.

¿Te hemos ayudado?